Verrugas en niños

Los niños no tienen tanto cuidado como los adultos a la hora de jugar o practicar deportes, y son más propensos a contraer virus contagiados por sus compañeros de juegos. Por eso hay más aparición de verrugas entre la población infantil que en adultos.

El VPH aprovecha brechas en la piel como cortes o rasguños para infectar el cuerpo. Si el entorno es húmedo y cálido hay más probabilidad de contagio. Una vez dentro, el papilomavirus se alimenta de los vasos sanguíneos de los niños, dando lugar a las molestas y antiestéticas verrugas.

Las prácticas de más alto riesgo para contagiarse son las zonas deportivas, piscinas y sitios donde se junten muchos niños a la vez. No hace falta un contagio directo cuerpo a cuerpo, ya que el calzado, las toallas e incluso los asientos pueden ser vector de contagio. Los niños que se muerden las uñas tienen más posibilidades de tener verrugas que los niños que no lo hacen.

 

Las verrugas más frecuentes en los niños son las verrugas comunes o planas, son pequeñas y de color marrón, rosa o amarillo. Otro tipo frecuente de verrugas en niños es el papiloma plantar, para evitarlas los niños no deben caminar descalzos en zonas donde pueda haber niños con este tipo de verrugas.