Virus del papiloma humano (VPH)

El causante de las verrugas es el virus del papiloma humano, abreviado y conocido como VPH. Este virus tiene más de 100 variantes y es muy común, se estima que el 80% de las personas lo hemos tenido en algún momento de nuestra vida. Si bien en muchas ocasiones el virus es eliminado por el sistema inmunitario, en otras permanece en estado latente durante meses o incluso años, y en otras se manifiesta de formas muy distintas. Desde un simple resfriado, pasando por las molestas verrugas, hasta llegar a enfermedades graves como el cáncer (5% de los canceres son originados por este virus).

En relación al tema que ocupa a este sitio web, las verrugas, si somos infectados por este virus en la piel y desemboca en una verruga, aparecerá como una pequeña irregularidad, muchas veces confundido con un grano, muchas veces pica y si lo rascamos o intentamos extraer podemos agravar la situación, por esto es importante tener mucho cuidado con la forma de los granos que aparecen en nuestro cuerpo. Una vez haya pasado el tiempo adquirirá la forma típica de verruga.

Virus del papiloma humano (VPH)

Si el área infectada es la genital, el virus provocará unas verrugas a menudo varias de ellas, que ocasionan bastante picor, no se debe confundir con granos. Esta dolencia es una enfermedad de transmisión sexual pues se contagia con el contacto físico, el preservativo ayuda a no contagiarla, pero no es altamente efectivo como en el caso de otras ETS, ya que el área de acción es más grande.

Cuando el virus infecta la boca, adquiere la forma de pústula blanca, a menudo confundido con aftas o placas bacterianas. Afortunadamente este tipo de afección es menos probable.

El virus del papiloma humano puede contagiarse también en piscinas, compartiendo ropa o calzado.

También hay casos, afortunadamente muy raros, en el que una madre transmite el virus a su hijo en el momento del parto, este virus en un momento tan critico puede desembocar en una papilomatosis respiratoria, con consecuencias muy graves.

Vacuna contra el virus del papiloma humano

Las vacunas, en general, provocan un aumento de la respuesta del sistema inmunitario frente a cierto tipo de virus.

El cáncer de útero o cáncer de cuello uterino es el cáncer más común causado por el VPH, ademas de otros como el cáncer de ano. Existen actualmente dos vacunas, Gardasil® y Cervarix®. Como vimos anteriormente, son cientas las variedades de estos virus, Gardasil® y Cervarix® vacunan contra los tipos de papilomavirus que son causantes del 80% de los cáncer de este tipo. Gardasil® previene también la aparición de verrugas.

Estas vacunas solo pueden administrarse a personas que no hayan contraído un virus de tipo VPH, por eso se suele vacunar a personas, en su gran mayoría mujeres, muy jóvenes, de 11 a 14 años de edad. Gardasil® también se administra a hombres, pues previene en parte el cáncer anal y la aparición de verrugas genitales. Aunque la administración a personas que ya tengan un papilomavirus no es perjudicial.

La administración de esta vacuna consta de 2 a 3 sesiones a lo largo de 6 meses y se puede compaginar con el calendario normal de vacunación infantil. Es una vacuna segura que apenas tiene efectos secundarios, algunos pacientes hay reportado ligera fiebre y enrojecimiento en la zona del pinchazo.